VetPunta -Tienda online Atencion cliente 902
:: Precios con IVA inc :.
[Búsqueda Avanzada]
  Inicio » Tienda » Reproducción Mi Cuenta  |  Ver Cesta  |  Realizar Pedido   
Categorías
Outlet


Consultas Virtuales


Perros


Gatos


Aves


Peces


Hurones


Peq. Mamíferos


Exóticos


Hogar


Libros


Retratos POP


Packs Estándar

Información
 ¿Sabías que...?
Consejos
Noticias
Varios
Nutrición
Comportamiento
Enfermedades
Reproducción
Exóticos
Info. Productos
Comunidad Web
Adopciones

Boletines
Suscribirse
Darse de baja
Consulta Virtual
Nueva Consulta
Mis Respuestas
Búsqueda Rápida
 

Búsqueda Avanzada
Fabricantes
Información
Confidencialidad
Envíos
Formas pago
Financiación
Garantías/ Devoluciones
Nuestras ventajas
Condiciones de uso

Asesoramiento
Sugerencias
Contáctenos
¿Quiénes somos?
Noticias e información HEADING_TITLE
Opciones: Archivo PDF Enviar a un amigo Version imprimible
Reproducción y cría en gatos   Fecha: 24/08/2005
Resumen:
El interés por la cría y selección de razas felinas ha ido aumentando progresivamente durante los últimos años.

Contenido:

Reproducción y cría en gatos

Los gatos han dejado de ser esos enigmáticos desconocidos para convertirse en una de las mascotas más habituales, principalmente en las grandes ciudades. El interés por la cría y selección de razas felinas ha ido aumentando progresivamente durante los últimos años.

Hembras dependientes de la luz

Los gatos son poliéstricos estacionales (con alguna excepción), es decir, las gatas ciclan repetidamente durante una estación reproductora a no ser que estén gestantes, enfermas o pseudogestantes. Las gatas que, aun viviendo dentro de casa, pasan buena parte del día en el exterior, ciclan según la estación. Esto es debido a la influencia de la luz del día sobre la actividad de los ovarios. Cuando hay menos horas de luz solar, es decir fotoperiodo corto, aumentan las concentraciones de melatonina y prolactina (hormonas) y disminuye la actividad ovárica. Por el contrario, en los países del hemisferio norte, a partir de enero/febrero aumentan las horas de luz solar, y también el número de gatas que entran en celo.

Parecer ser que las razas de pelo largo son más sensibles que las de pelo corto a la luz solar, por lo cual algunas gatas de pelo corto presentan celos durante todo el año aun con baja intensidad de luz solar.

Los profesionales de la cría felina deben tener en cuenta este hecho para poder conseguir ciclos estrales regulares durante todo el año. Es recomendable proporcionar unas 14 horas de luz solar o artificial al día.
Además, cuando varias hembras conviven juntas, suelen sincronizar sus celos.

El primer celo suele aparecer entre los 4 y 12 meses de edad, dependiendo de varios factores como:

- La raza (las de pelo corto antes que las de pelo largo).
- La estación del año (por la cantidad de luz solar).
- El peso/constitución corporal.

Por ejemplo, las gatas de raza siamés alcanzarán su madurez sexual antes que una gata persa. Mientras que la primera presentará su primer celo a los 6-7 meses de edad (y con menor peso corporal), la segunda no lo tendrá hasta los 18-19.

El momento adecuado para aparearla

El comportamiento de la gata nos puede dar una idea de si está en celo o no, pero sólo de modo orientativo. La manera más fiable y eficaz de determinar el momento ideal para la monta es mediante citología y control sanguíneo de los niveles hormonales de la gata.

La primera fase del ciclo estral es el proestro, durante la cual las gatas suelen frotar su cabeza contra los objetos y se muestran cariñosas. Atraen a los machos, pero no aceptan la monta. En ocasiones pueden presentar una leve descarga vaginal transparente. Es una fase difícil de detectar porque puede durar poco tiempo y su comportamiento suele ser poco evidente.

La siguiente fase es el estro (lo que conocemos como celo), durante la cual acepta al macho. El comportamiento típico consiste en inclinar sus extremidades anteriores y elevar las posteriores, ladeando la cola mostrando así su zona genital. A veces se tiran por el suelo y giran sobre su espalda. Es en esta fase cuando suelen emitir sus característicos maullidos, y pueden estar inapetentes. Puede durar desde 2 días hasta 19.

El diestro y anestro son las otras dos fases del ciclo estral de la gata. El primero es el periodo entre un estro y otro, durante el cual no se observa comportamiento sexual y los niveles de hormonas femeninas (estrógenos) son bajos. El anestro es la fase de reposo o descanso.

El manejo de la cría

Una gata puede llegar a tener dos camadas al año. La edad ideal para empezar su actividad reproductora oscila entre los 2 y los 5 años, aunque son fértiles normalmente hasta los 8-10 años. Los criadores evitan tener hembras reproductoras de más de 7 años porque con la edad aumenta el riesgo de abortos, infertilidad y cesáreas, y disminuye el tamaño de la camada.

El gato pasa un buen rato marcando su territorio. Si limpiamos demasiado la zona, o utilizamos limpiadores/ambientadores que huelan mucho, puede que rechace a la hembra hasta que vuelva a marcarlo con su propio olor.

La habitación dedicada a la monta debe ser suficientemente espaciosa, para que tanto macho como hembra tengan movilidad suficiente, ya que al finalizar la cópula, la hembra suele emitir un maullido y alejarse del gato, pero en ocasiones le puede atacar. Cuanto menor sea el espacio, más probabilidades hay de que arañe al macho. Además, la mayoría de gatas no aceptan una nueva monta hasta varias horas después.
Los gatos tienen sus preferencias y no aceptan a cualquier pareja, incluso pueden rechazar a ejemplares de otras razas, sobre todo si han sufrido una mala experiencia en anteriores montas. A veces, si la hembra está muy nerviosa, puede ser aconsejable una suave tranquilización para facilitar la cópula; aunque si en general su carácter es agresivo, es mejor desecharla como reproductora.

Un protocolo efectivo para el criador felino consiste en realizar de dos a tres montas por día los días 2 y 3 del estro. Otra opción es dejar juntos al macho y a la hembra durante unas horas los 3 primeros días del estro.
Si aun así no se produce monta o preñez, podemos recurrir a los avances veterinarios en reproducción. Actualmente es posible realizar inseminaciones artificiales en gatas.

La nutrición en la reproducción 

La nutrición es un factor muy importante en la reproducción. La alimentación que reciba una gata reproductora puede influir en su capacidad para concebir o para desarrollar una gestación, e influye directamente en el desarrollo de los fetos.

Aún existe la costumbre entre ciertos criadores de utilizar dietas caseras o carne cruda para proporcionarles “más vitalidad o energía”. Este tipo de alimentación es muy peligrosa, porque además de poder provocar deficiencias nutricionales, pueden ser causa de enfermedades infecciosas (por ejemplo toxoplasmosis, salmonelosis...).

Es básico que tanto el macho como la hembra estén en buena condición física, pero es especialmente importante en la gata. Si está por debajo de su peso ideal no debemos hacerla criar, dado que podemos tener abortos, falta de fertilidad, gatitos prematuros y de bajo peso, o alteraciones durante la lactación. Si por el contrario la gata está muy por encima de su peso ideal, o incluso obesa, los problemas pueden aparecer en el momento del parto.

Una gata en periodo reproductivo debe ser alimentada con una elevada densidad de nutrientes, palatable y con una energía metabolizable de 4-5 kcal por gramo de comida. Una dieta para gatitos es recomendable también para gatas gestantes y lactantes. Pero si la hembra no está en pleno periodo reproductivo debemos darle una dieta igualmente completa, pero no tan energética, para evitar que pueda engordarse demasiado. Si las mascotas viven dentro de casa o el criadero y no salen al exterior, una alimentación para gatos de interior o “indoor” es lo ideal para ayudar a mantener a esas hembras “en reposo” en plena forma.

Dos de las deficiencias más habituales son la falta del aminoácido taurina y de cobre en la dieta de los gatos. La primera puede provocar, además de alteraciones oftalmológicas y cardiacas, reabsorciones fetales, disminución del tamaño de la camada y aumento de los prematuros. Una falta de cobre provoca infertilidad, muerte neonatal y gatitos con bajo peso corporal.

Además, los gatitos que nacen con estas deficiencias muestran anormalidades en su desarrollo, deformidades... Es de vital importancia cuidar la alimentación de las mascotas en todas las etapas de su vida, pero aún más durante el periodo reproductivo. n


[ Affinity Petcare ]


Destacado:

La alimentación que reciba una gata reproductora influye directamente en el desarrollo de los fetos.


Estadísticas del artículo:
Lecturas:51058
Comentarios: 0
Escribir Comentario Continuar
Compras más
0 productos
Especiales
kong
Promociones más
Collar-Correa Huesitos Azul
Collar-Correa Huesitos Azul
22,42 €
13,45 €
Liquidacion
Novedades más
Champú Allercalm - Dermatitis y Prurito
Champú Allercalm - Dermatitis y Prurito
17,40 €
Comentarios más
Cinturón de Seguridad para Coche
Cogimos la talla XL para un pastor alemán y lo ha ido usando ..
5 de 5 Estrellas!
Tarjetas:
¿Sabías que ...?El dinero podrá comprarte un muy buen perro, pero no te comprará el movimiento de su cola. -- HENRY WHEELERTodas
ContactarAñadir a favoritosRecomienda esta paginaAyudanos a mejorar

Productos y servicios para todo tipo de mascotas
Copyright © 2004 Centro Veterinario Punta
Powered by osCommerce
Contactar al Webmaster
 Estadisticas
| Inicio | Perros | Gatos | Hurones | Peces | Aves | Reptiles | Tortugas | Pequeños mamíferos | P.I.P |