VetPunta -Tienda online Atencion cliente 902
:: Precios con IVA inc :.
[Búsqueda Avanzada]
  Inicio » Tienda » Comportamiento Mi Cuenta  |  Ver Cesta  |  Realizar Pedido   
Categorías
Outlet


Consultas Virtuales


Perros


Gatos


Aves


Peces


Hurones


Peq. Mamíferos


Exóticos


Hogar


Libros


Retratos POP


Packs Estándar

Información
 ¿Sabías que...?
Consejos
Noticias
Varios
Nutrición
Comportamiento
Enfermedades
Reproducción
Exóticos
Info. Productos
Comunidad Web
Adopciones

Boletines
Suscribirse
Darse de baja
Consulta Virtual
Nueva Consulta
Mis Respuestas
Búsqueda Rápida
 

Búsqueda Avanzada
Fabricantes
Información
Confidencialidad
Envíos
Formas pago
Financiación
Garantías/ Devoluciones
Nuestras ventajas
Condiciones de uso

Asesoramiento
Sugerencias
Contáctenos
¿Quiénes somos?
Noticias e información HEADING_TITLE
Opciones: Archivo PDF Enviar a un amigo Version imprimible
Collares educativos. Premiar en vez de castigar   Fecha: 09/08/2005
Resumen:
Aunque la mayor eficacia de los collares educativos Innotek se obtiene cuando se utilizan para premiar todavía muchas personas imaginan que el Radio Collar Educativo es para castigar. En este artículo enseñaremos varias formas de usar los collares educativos.

Contenido:

Collares educativos. Premiar en vez de castigar

Aunque la mayor eficacia de los collares educativos Innotek se obtiene cuando se utilizan para premiar todavía muchas personas imaginan que el Radio Collar Educativo es para castigar.

Los collares educativos Innotek están hechos para premiar, jamás para castigar.

¿Que transmite un Radio Collar Educativo?

Olvida la corriente eléctrica de tu casa. La corriente que utilizan los Radio Collares Educativos de Innotek, no tiene nada que ver con la corriente eléctrica que conoces. Es otra clase de electricidad. Es como la "descarga" que sueltan algunas personas cuando te dan la mano, o la cerradura del coche tras un largo viaje.

Tiene voltios, pero carece de amperios. No puede causar ningún daño físico. Sólo sirve para impresionar.

¡Pero ojo!, si se maneja con brutalidad, puede causar daño psicológico al animal. Y esto resulta cruel e inútil.

Tres niveles de impulsos

Toma un Radio Collar Educativo moderno y aplícatelo en la mano. Comienza por el nivel uno. Si no notas nada, pasa al dos.

  • Nivel Neutro.

No temas. En los niveles mínimos los Radio Collares Educativos emiten impulsos "neutros". No son ni placenteros ni dolorosos. Son como los impulsos de los aparatos de gimnasia pasiva.

  • Nivel Molesto - Desagradable.

Aumenta poco a poco el nivel. Los impulsos "neutros" se van convirtiendo en impulsos "molestos". Si aumentas otro poco el nivel, se convierten en "desagradables". No son dolorosos, pero al perro le resultan "molestos" o "desagradables" y tiende a hacer rápidamente lo que sea para evitarlos.

  • Nivel Doloroso

En los niveles más altos el mando emite impulsos que pueden resultar "dolorosos".

Los impulsos que emite un Radio Collar Educativo se pueden clasificar, por tanto, en tres niveles. Aunque esto es relativo.

¿Relativo a qué? Relativo al estado de excitación del perro.

Cuando tu estas relajado, basta con que te toquen ligeramente para que te percates de ello. Sin embargo, si estás corriendo ante las astas de los toros en un encierro de San Fermín, necesitarás un golpe muy fuerte para enterarte de que te están tocando. Con el perro ocurre lo mismo. Si está excitado por una pelea o porque le han volado unas perdices inesperadamente, los estímulos "dolorosos", salvo que sean muy fuertes, serán interpretados como "molestos - desagradables", y estos como "neutros".

Cuatro maneras de utilizarlo

  1. La primera sencillamente premia. Sólo utiliza impulsos "neutros". Es eficaz
  2. La segunda va más allá: impide la acción a corregir e inmediatamente premia. Utiliza estímulos "molestos a desagradables", jamás "dolorosos". También es muy eficaz.
  3. La tercera es sólo para profesionales. Presiona e inmediatamente premia. Utiliza estímulos "molestos a desagradables", jamás "dolorosos". También es muy eficaz.
  4. La cuarta castiga simplemente o lo hace buscando crear una aversión. Solo utiliza estímulos "dolorosos". Es la menos eficaz.

 

1.Simplemente premiar con el Radio Collar Educativo


Conseguir que acuda a la llamada con estímulos "neutros"

Técnica

- Colocas el perro junto a ti. Le envías un impulso "neutro" e inmediatamente le introduces en la boca una golosina. Hazlo varias veces o durante un par de días.

Comprobarás que en cuanto le pones el Radio Collar Educativo, te sigue. Ya puedes pasar a la fase siguiente.

- Le pones el Radio Collar Educativo y cuando esté distraído, te alejas un poco y le envías un impulso "neutro".

Vendrá corriendo hasta ti, buscando la golosina, Dásela inmediatamente.
Repite el ejercicio, alejándote cada vez más, incluso escondiéndote un poco.

- Una vez que esté bien consolidada esta conducta, cuando llegue hasta ti, no le des la golosina siempre. Dásela sólo algunas veces. Cada vez menos veces. Hasta que llegue un momento en el que la elimines del todo.

Comentarios

Acabas de convertir el estímulo "neutro" en un premio. Y más todavía, has convertido el Radio Collar Educativo en un Clicker, un llamador premiador, que funciona silenciosamente a una gran distancia.

Los propietarios de muchos perros sordos utilizan este método con resultados muy gratificantes.

No obstante, no le pidas peras al olmo. Esta manera de utilizar el Radio Collar Educativo sólo proporciona una llamada con una firmeza suficiente para la vida sencilla de muchos cachorros y perros adultos de compañía.
Sirve si el motivo que empuja a tu perro a la desobediencia, no es muy fuerte. Pero en situaciones de tensión o ante tentaciones "de verdad", si no le impides la posibilidad de que se vaya, el perro se irá.

A continuación vamos a ver cómo se consigue una llamada firme.

 

2. Impedir la acción y premiar con el Radio Collar Educativo


Cómo conseguir una llamada firme

Ten muy clara una cosa. Lo más urgente es conseguir que el perro acuda a la llamada "siempre y a la primera". Con ello se previenen o se solucionan casi todos los problemas. Por el contrario, un perro que no responde a la llamada, es una fuente de continuos problemas.

Con el Radio Collar Educativo es muy fácil conseguir que el perro acuda a la primera.

Técnica

- Coge a tu perro y dile: "Jamás te volveré a llamar dos veces. Desde ahora solamente te voy a llamar una vez. No te voy a castigar. Sencillamente no permitiré que me desobedezcas".

Sácale a pasear. Cuando el perro se aleje demasiado, llámale una vez, siempre con la misma orden.

- Si no acude a la primera, no le vuelvas a llamar, oblígale a obedecer con el Radio collar Educativo.

Le envías desde el mando a distancia un impulso "molesto a desagradable". El mínimo para que venga. Es poco, pero le obliga a obedecer inmediatamente.

- Enseguida, ya no hace falta utilizar el mando.
Actúa de este modo tres o cuatro veces y verás cómo acude a tu llamada a la primera, sin necesidad de que toques el mando.

- Luego, llévalo donde haya tentaciones para la fuga. Si es un perro de caza, llévalo a cazar. Verás que todo funciona igual de bien. Si está muy excitado, quizás necesites subir un poco el nivel del impulso, aunque con una o dos intervenciones obedecerá sin que tengas que tocar el mando.

¡Ya tienes un perro que te obedece a la primera!

- Pero todavía no cantes victoria. Considera que estos primeros hilvanes se habrán convertido en una costura firme, cuando el perro se haya habituado a acudir a tu llamada. El hábito es el pegamento que fija las conductas.

Como no has castigado, verás cómo evoluciona tu perro. Pronto entenderá que has marcado el límite y se adelantará a tu llamada, no traspasando ese límite.

Si le llamas para reprenderle cada vez que se acerca a un anciano, aprenderá a evitar a los ancianos. Sin que te lo propongas, con tus llamadas va a aprender a no salirse de la acera, a no subirse encima de la gente, a evitar los perros retadores, a no hacer sus necesidades hasta que llegue al lugar apropiado, etc.

¿Dónde está el premio?

Hay dos clases de premios:

  • El más frecuente consiste en Dar algo bueno.
  • Pero hay otra clase de premio que consiste en evitar algo malo.

Este último, tiene todos lo efectos positivos del premio y es la forma de premiar más potente y eficaz.

En esta manera de utilización impides con tu llamada la acción que deseas corregir, y el perro obtiene su premio inmediatamente, "evitando el impulso desagradable". Se produce rápidamente un "aprendizaje de evitación".

No le permitas una sola excepción porque lo fastidiarás todo. El perro ahora está a acudir a tu llamada. Si le pasas una, sólo una, habrá pasado de jugar a favor tuyo a jugar contra ti.

¿Le podré sacar sin el Radio Collar Educativo?

"Si afirmas la llamada todos los días", al cabo de unas semanas, cuando veas que nunca necesitas utilizar el mando, sácalo sin Collar.

Tal vez la conducta se haya instaurado para siempre. O tal vez al principio todo vaya bien, pero al cabo de un tiempo tu amigo comience a volverá a las andadas.

Si es así, le vuelves a sacar con Collar durante algún tiempo. Cuando te sientas seguro, vuelve a soltarlo sin Collar, ahora tardará mucho más en reincidir o quizás ya no vuelva a tomarte el pelo. Así, establecerás la nueva conducta definitivamente antes de lo que piensas.

Todo lo anterior tiene sus excepciones.

Si tiene mucha afición a la caza o el estímulo que le empuja a alejarse es muy fuerte, el proceso puede ser más largo, pero todo terminará bien.

Si no eres constante, si no sacas al perro todos los días, lo más probable es que el perro aprenda como un toro toreado; cuando lleva el collar obedece, pero cuando se lo retiras, "ya lo has visto".

Otra excepción, son los perros viejitos. Con el Collar van muy bien, pero les cuesta mucho aprender a obedecer cuando se lo quitas. En cualquier caso, puedes intentarlo.



3. Presionar y premiar con el Radio Collar Educativo


Técnicas especiales para agilizar el trabajo de utilidad

Los Radio Collares Educativos de Innotek no sólo sirven para resolver problemas. No son sólo para "perros dificilies".

Ahora vamos a ver una técnica con la que los profesionales que la dominan, consiguen agilizar enormemente el adiestramiento.

Sólo para algunos adiestradores:

Los adiestradores insuficientemente formados, sólo son capaces de utilizar el Radio Collar Educativo como castigo. Y además lo suelen hacer mal.

Embrutecen tanto a los animales con los castigos que cuando fracasan, achacan su desastre a que "el collar de castigo" no tiene suficiente fuerza. Esta clase de gente no debe asomarse a esta técnica. No la comprenderán y la teñirán de lo mismo de siempre, de crueldad.

Pero sobre todo requiere que sean personas sensibles, escrupulosas con el respeto a la dignidad del animal, y capaces de entender que sólo se debe trabajar con niveles molestos muy suaves.

Para determinar el nivel

Aplícate a ti mismo el Radio Collar Educativo y determina un nivel ligeramente molesto.

Aplícalo después a tu pareja, a tus hijos , a tus amigos. Que todo el mundo te confirme que se trata de un nivel molesto, pero perfectamente soportable porque no es nada doloroso.

Lo esencial del método

- Está fuera de lugar utilizar esta técnica en la educación convencional del perro de compañía. Debe reservarse par perros de utilidad.

- La técnica no es para enseñarle al perro nada nuevo. Sirve para mejorar y agilizar el aprendizaje de lo que ya sabe.

La técnica va a hacer trabajar al perro bajo presión. Por tanto, el animal antes debe ser plenamente consciente de lo que tiene que hacer.

- Le ordenas que lo haga y le presionas con un impulso molesto SOSTENIDO hasta que cumple la orden.

El premio consiste en la suspensión del estímulo molesto.

- Ocúpate de que el perro no tenga otra salida que obedecer la orden.
- Como todo se desencadena tan rápidamente, no cantes victoria hasta que la conducta se haya convertido en un hábito firme.

Un ejemplo: Sentado

- Enséñale al perro a sentarse utilizando como corrección un tirón de la correa. Cuando le das la orden de "sentado", el animal se sienta, adelantándose al tirón en la correa.

Esto es clásico. Ahora vamos a agilizarlo.

- Coloca al animal a tu lado junto a una pared, para que perciba que no tiene salida.

- Cuando das la orden de "sentado", comienzas a enviar el impulso molesto. Si el perro duda, le ayudas con un tirón de la correa e incluso, si es necesario, le empujas hacia abajo en las caderas.

Cortas el impulso molesto en cuanto el perro termina de sentarse.

Lo mismo que aprendió a adelantarse al tirón en la correa, ahora aprende a hacerlo a máxima velocidad, para librarse del impulso molesto.
El resultado es sorprendente.

No te des por satisfecho. Consolida este aprendizaje en un hábito, exigiéndole, sin excepción que se siente siempre a esa velocidad.


4. Castigar con el Radio Collar Educativo


El castigo habitual

En el momento en el que el perro está evadiéndose o realizando la conducta a eliminar, se le proporciona un impulso doloroso.

Aunque se castigue correctamente, el castigo es como la multa por exceso de velocidad, consigue frenar el número de faltas, pero nunca corrige el problema definitivamente.

Pero además, se castiga mal, sin saber hacerlo.

Para que el castigo tenga alguna eficacia...

- Castiga siempre, sin excepción, o provocarás mecanismos de evasión: fugas fuera del alcance del mando, trampas, etc.

- El perro debe saber exactamente lo que pretendes. Si te limitas a castigar, sin mostrarle claramente tu intención, le estás empujando a que busque otras maneras de hacer lo mismo, pero evitando el castigo.

- No utilices el castigo con perros blandos, ni tampoco con los muy duros.

Si el perro tiene una sensibilidad blanda, es probable que se venga abajo y se acobarde. Si posee una sensibilidad muy dura, los impulsos lo irán endureciendo más todavía y cada vez necesitará impulsos más fuertes, hasta que sea imposible controlarlo.

El castigo aversivo

Se utiliza sobre todo para evitar que el perro coma porquerías o coma de manos de desconocidos.

Consiste en hacer coincidir la conducta que pretendemos eliminar, con un dolor o sensación muy desagradable. Cuando el perro establece la asociación, reacciona ente ella aversivamente y evita la conducta no deseada.


Técnica

- Quienes practican este método comienzan por poner al perro días antes, un simulador o el mismo Radio Collar Educativo, pero apagado, para que se acostumbre a llevarlo puesto. De ese modo pretenden que no asocie posteriormente los impulsos con el Radio Collar Educativo. Es un error porque el perro asociará igualmente, siempre.

- Cuando el perro comete la falta, se le envía un impulso doloroso. Debe ser más fuerte que la motivación que empuja al perro a la falta
Inconvenientes

- Los éxitos suelen ser provisionales porque el cambio se produce únicamente en la conducta. Si el perro no ha tomado la decisión de renunciar a ella, la asociación aversiva deberá ser reforzada con frecuencia.

- Solo sirve para atajar conductas simples. A nada compleja que sea la conducta, la técnica fracasa.

Hay muchos ejemplos de este fracaso: Las drogas que se utilizaron para que los alcohólicos asociasen la ingesta de alcohol con vómitos y malestar intenso. Los "amargos" con los que se impregnan las heces para que no las ingieran los perros, etc.

Duran un tiempo y después...

- El riesgo de generalización es azaroso y muy difícil de controlar.
Un ejemplo: para impedir que el perro se pelee en el parque, se le castiga con impulsos dolorosos. Pero luego resulta que, sin ninguna posibilidad de control, el perro le ha cogido miedo al césped o a cualquier persona que pasaba por allá.

- Pero el principal inconveniente consiste en que se trata de un método cruel que, como cualquier forma de crueldad, embrutece más todavía a quien la practica.

Por estos motivos, apenas se utiliza con personas, pero continúa aplicándose a los perros con una frivolidad que hiere la sensibilidad de la inmensa mayoría de los propietarios. Incomprensiblemente es la técnica preferida por todos los malos adiestradores.

Algunas situaciones comunes


Come porquerías durante el paseo

En primer lugar, asegúrate de que el perro disfruta de una nutrición completa.

No le castigues con el Collar para que asocie la porquería con el castigo. Eso es castigo aversivo. Resulta tan cruel como inútil. La solución parece fácil y se obtienen resultados aparentes a corto plazo, pero esta conducta es renuente y casi siempre termina en fracaso a largo plazo. Imagina a un glotón obeso no colaborador. ¿Piensas que le ibas a adelgazar a base de voltios? Ganarías las primeras batallas, pero perderías la guerra.

Lo mejor es afirmar bien la llamada e impedir que coma porquerías, llamándole. Así de sencillo.

Tu perro ya acude a la primera!. Cuando se aproxime a la porquería llámale y repréndele.

Hace agujeros

Suele ser una conducta pertinaz, pero que cede con la edad.
Vigila sus recreos. Cuando comience a arañar el suelo, llámale y recuérdale, con voz severa, que no debe escarbar. Pronto dejará de hacerlo. Lo importante es que no practique la minería ni una sola vez más.

Cuando no puedas vigilarlo, impide el paso del animal a la zona de excavaciones mediante un Cable controlador o una Valla Invisible.

Agrede, ataca, se pelea

La llamada firme, lograda con un Radio Collar Educativo, proporciona resultados magníficos en la educación del autocontrol de las agresiones. Pero deben ajustarse al diagnóstico de cada caso.

Los consejos generales constituyen una imprudencia. La experiencia nos dice que cada propietario necesita un plan de intervención minucioso que contemple todos los matices del diagnóstico previo.

El diagnóstico debe estudiar con rigor científico todos los posibles motivos psicológicos, orgánicos, educativos y también los efectos que las agresiones están teniendo sobre el animal.

Bajo la agresión pueden darse varios motivos psicológicos e incluso orgánicos que son de naturaleza clínica.Muchas veces los motivos clínicos coinciden en perros educados indebidamente, que no fueron obligados a aprender a controlar la ira consecuente a sus frustraciones.

Vaya por delante un consejo: Jamás utilices un Radio Collar Educativo para "castigar" conductas agresivas.

Ladra mucho

El radio Collar Educativo no es un buen instrumento par este problema. El perro aprenderá en seguida que cuando te marchas, puede ladrar. El sistema tiene que ser autónomo.

Utiliza un Collar Antiladridos. También impide la acción y premia al perro sin causarle dolor.

El Antiladridos de Innotek se llama "inteligente" porque analiza el ladrido. A continuación, selecciona el nivel de impulso mínimo para cada caso y establece un pacto de silencio con el animal.

Se escapa del jardín

Ocurre lo mismo que con los ladridos. El Collar Educativo tampoco es una buena solución para este problema.

Busca un sistema autónomo.

Las Vallas Invisibles y el Cable Controlador  son unas magníficas soluciones que participan del mismo principio educativo: impiden la fuga y premian automáticamente, sin provocar dolor.

Autores: F. Javier Ibáñez Dorronsoro y Maite Ibáñez Fernández


Estadísticas del artículo:
Lecturas:26631
Comentarios: 0
Productos relacionados
Collar Educativo con Telemando
Collar Educativo con Telemando
207,55 €
Collar Antiladridos Inteligente
Collar Antiladridos Inteligente
69,89 €

Escribir Comentario Continuar
Compras más
0 productos
Especiales
Garantias
Promociones más
Perfume Lady Dog
Perfume Lady Dog
36,56 €
32,91 €
Oferta de Lanzamiento
Novedades más
Champú Acondicionador Antinudos
Champú Acondicionador Antinudos
10,77 €
Comentarios más
Collar de Castigo
Lo mejor es un arnes o un collar ancho y sin apretar. Hay qu ..
5 de 5 Estrellas!
Tarjetas:
¿Sabías que ...?Ahora que llega el verano hay que tener en cuenta que los loros son muy sensibles a los cambios de temperaturas y con los aires acondicionadas pueden causarles problemas respiratorios que van desde un simple resfriado a una grave neumonía.Todas
ContactarAñadir a favoritosRecomienda esta paginaAyudanos a mejorar

Productos y servicios para todo tipo de mascotas
Copyright © 2004 Centro Veterinario Punta
Powered by osCommerce
Contactar al Webmaster
 Estadisticas
| Inicio | Perros | Gatos | Hurones | Peces | Aves | Reptiles | Tortugas | Pequeños mamíferos | P.I.P |