VetPunta -Tienda online Atencion cliente 902
:: Precios con IVA inc :.
[Búsqueda Avanzada]
  Inicio » Tienda » Enfermedades » Leishmania Mi Cuenta  |  Ver Cesta  |  Realizar Pedido   
Categorías
Outlet


Consultas Virtuales


Perros


Gatos


Aves


Peces


Hurones


Peq. Mamíferos


Exóticos


Hogar


Libros


Retratos POP


Packs Estándar

Información
 ¿Sabías que...?
Consejos
Noticias
Varios
Nutrición
Comportamiento
Enfermedades
   Filaria
   Leishmania
   Parasitos
   Otras
Reproducción
Exóticos
Info. Productos
Comunidad Web
Adopciones

Boletines
Suscribirse
Darse de baja
Consulta Virtual
Nueva Consulta
Mis Respuestas
Búsqueda Rápida
 

Búsqueda Avanzada
Fabricantes
Información
Confidencialidad
Envíos
Formas pago
Financiación
Garantías/ Devoluciones
Nuestras ventajas
Condiciones de uso

Asesoramiento
Sugerencias
Contáctenos
¿Quiénes somos?
Noticias e información HEADING_TITLE
Opciones: Archivo PDF Enviar a un amigo Version imprimible
Leishmaniosis: chancro inoculación   Fecha: 10/11/2003
Resumen:
Leishmaniosis: chancro inoculación. Por Jordi Cairó

Contenido:

EL CHANCRO DE INOCULACIÓN EN LA LEISHMANIOSIS CANINA.

Autor: Jordi Cairó 

 

     La leishmaniosis canina es una enfermedad parasitaria producida por un protozoo del género Leishmania. En España la especie responsable es L. infantun que aparte del perro y con menor frecuencia, afecta también al zorro y al hombre.

     Esta enfermedad representa un reto para el veterinario clínico por la dificultad de obtener una curación rápida y definitiva, lo que obliga a prescribir tratamientos de larga duración y someter al animal a controles periódicos de por vida.

     En el perro, el cuadro clínico se caracteriza por gran diversidad de síntomas y lesiones, dependiendo del grado de infestación, del estado inmunitario del hospedador, del tiempo de evolución de la enfermedad y de los órganos afectados.

    En el hombre se describe una forma de leishmaniosis cutánea localizada en el lugar de inoculación del parásito por el flebotomo, (denominado Botón de Oriente) y una forma visceral con diseminación del parásito por vía hemática que afecta  a órganos internos o a zonas mucocutáneas.

   En 1991, Vidor y colaboradores, basándose en un trabajo experimental, describieron por primera vez la lesión de  primo-infección en el perro, en la forma de chancro de inoculación, que es igual a la descrita en leishmaniosis humana. Aparte de esta lesión de primo-infección, en la leishmaniosis canina siempre existe en mayor o menor grado una afectación visceral con o sin presencia de lesiones cutáneas. En estos casos el parásito llegará a la piel por vía hemática procedente de órganos internos.

     Vidor y colaboradores para realizar su estudio experimental introdujeron a 50 perros de raza Beagle, libres de toda enfermedad, en una estación situada en el epicentro  de la zona endémica de leishmanias en la parte alta del valle del Hérault, en le región de Cévenes meridionales, a 460 metros de altitud, cuyo clima general es Mediterráneo húmedo.

      Esta experiencia les permitió describir por primera vez las características del chancro de inoculación de la leishmaniosis canina, estudiando su forma de presentación, incidencia y posterior evolución clínica.

    En el lugar de inoculación se puede producir una lesión o chancro de inoculación. Es lo que en el perro se denomina Leishmaniosis Cutánea Localizada. Esta lesión es siempre asimétrica y presenta tres fases bien diferenciadas: fase precoz, caracterizada por una lesión eritemo-escamosa de 10 a 15 mm de diámetro, rodeada por un anillo edematoso; fase intermedia, úlcero-costrosa con un tamaño de 2 a 3 cm de diámetro, y fase precicatricial, que precede a la desaparición definitiva de la lesión.

     Las lesiones en la leishmaniosis cutánea localizada, se sitúan por lo general en la cabeza: morro, hocico, borde externo y cara interna de las orejas. Aparecen de uno a seis meses después del período de actividad de los flebotomos (2,7 +/- 1,3 meses después del período de infección) que corresponde a un tiempo medio de incubación de 6 meses aproximadamente. Persisten de tres a nueve meses antes de desaparecer y la duración media es de 6 meses.

     En un 25% de los perros que presentan seroconversión no se ha  podido detectar de forma  visible el chancro de inoculación. Por el contrario, un 25% de los animales que presentan chancro de inoculación no presentan posteriormente una seroconversión.

  Con posterioridad  a esta lesión localizada descrita anteriormente, se produce  una extensión orgánica de la infección por vía hematógena llegando al bazo y al hígado y generalizándose por vía sanguínea y linfática.

     En el perro, la forma amastigote de las leishmanias raramente se observan en sangre. Los órganos que poseen células linfoides y macrófagos son los que se afectan con mayor frecuencia ( ganglios linfáticos, médula ósea, bazo).

     El desarrollo de la leishmaniosis en el perro depende de numerosos factores. La receptividad de los animales es muy variable; los niveles de infección en algunas razas puras son más elevados en relación a los perros cruzados autóctonos. Antes de la fase de diseminación o después del tratamiento en algunos animales no se desarrolla infección y se produce una curación. La duración del período de incubación varía de 3 a 5 meses hasta varios años. .

   Cuando la fase cutánea localizada ha sido superada, la diseminación visceral resulta evidente. La gravedad y la velocidad de la evolución  está entonces  relacionadas con el grado e intensidad de la respuesta inmunitaria, fundamentalmente humoral. La leishmaniosis se transforma entonces en una enfermedad de inmunocomplejos. La abundancia de medios mediante los cuales estos parásitos son capaces de librarse de los mecanismos inmunitarios explica las dificultades que existen para que el tratamiento sea efectivo y definitivo, al igual que el poder establecer unos planes de inmunización preventiva eficaces.

     En el año 1995  describimos cinco casos clínicos con lesiones de primoinfeccion en perros que fueron presentados a la consulta. Actualmente describimos la evolución clínica durante el período de dos años de 8 perros afectados de Leishmaniosis Cutánea Localizada.

   Estos animales cumplían las características siguientes: presentaban una o varias lesiones  de Leishmaniosis Cutánea Localizada en fase intermedia, con una úlcera costrosa ( de 2 a 4 cm ) de diámetro; el diagnóstico siempre fue por visualización del parásito en fase de amastigote, ya sea por impronta cutánea y posterior tinción con Diff-Quick o por biopsia e identificación de las leishmanias por inmuno-peróxidasa.

     Las demás pruebas de diagnóstico empleadas en la clínica para el diagnostico de la leishmaniosis dieron todas resultado negativo: punción de médula ósea, I.F.I., y proteinograma normal. En todos estos casos el diagnóstico fue de Leishmaniosis Cutánea Localizada, es decir Chancro de inoculación.

     El tratamiento que realizamos fue la combinación de N-metil glucamina a dosis de 75 mgr/k S/C cada 24 H, con alopurinol 10 mgr/k V/O cada 12 H. El primer tratamiento duró por término medio 35 días, tiempo en que remitieron las lesiones descritas  y el segundo, se prolongo durante 4 meses.

     En todos los animales aquí señalados, realizamos el control durante los dos años mediante exámenes clínicos y analíticos con una periodicidad trimestral, para detectar una recidiva de las lesiones o una generalización de la enfermedad. En ninguno de los 8 perros estudiados hasta el momento hemos observado ningún signo clínico ni analítico compatible con  esta enfermedad. Una vez finalizado el tratamiento, ningún perro recibió fármaco leishmanicida alguno.

 

DISCUSIÓN

     Es difícil para  nosotros poder comprender el por que no recidivan los perros tratados de la lesión de primo-infeccion ( Chancro de inoculación ). Una posibilidad sería que los animales con Chancro de inoculación desarrolasen un tipo de inmunidad especial que determinara el autocontrol de la lesión de primoinfeccion evitando la diseminación de la enfermedad.

     Esta posibilidad podría estar en contradicción con el trabajo experimental de Vidor y col, en el cual se establece que en los animales no tratados con lesión de primoinfeccion en un 75% de los casos se disemina la leishmaniosis. Tan solo en un 25% no la desarrollan, produciéndose autocuraciones resolutivas sin tratamiento alguno.

     Al ser la leishmaniosis normalmente una enfermedad  de curso lento con periodos de incubación muy variables que oscilan de varias semanas hasta varios años y también debido a la dificultad de diferenciar reinfestaciones frente a recidivas, se hacen necesarios varios estudios experimentales y clínicos con un numero de animales elevado y varios años de seguimiento clínico en condiciones estándar.

     A nuestro entender, el diagnostico de una o varias lesiones cutáneas de primoinfeccion en la leishmaniosis canina de forma precoz, tiene un gran interés practico. Posibilita la instauración de un tratamiento adecuado en una fase muy temprana de la enfermedad, anterior a la diseminación del parásito en el organismo del perro y con unos resultados tangibles para el control de esta patología.

     Posteriores estudios multicentricos con un numero mayor de perros y una duración también mayor deberán reafirmar o contradecir la sospecha de que si tratamos el animal en fase de primoinfeccion ( Leishmaniosis Canina Localizada ) evitamos la progresión y diseminación de la enfermedad, produciéndose la “curación” del perro.


Estadísticas del artículo:
Lecturas:18450
Comentarios: 0
Productos relacionados
Advance Renal Failure
Advance Renal Failure
20,78 €
Advance Leishmaniasis Management
Advance Leishmaniasis Management
24,77 €
Advance Renal Failure latas
Advance Renal Failure latas
2,81 €
Advance All breeds performance
Advance All breeds performance
21,38 €

Escribir Comentario Continuar
Compras más
0 productos
Especiales
Garantias
Promociones más
Perfume Lady Dog
Perfume Lady Dog
36,56 €
32,91 €
Oferta de Lanzamiento
Novedades más
Champú con Biotina para Caballos
Champú con Biotina para Caballos
12,21 €
Comentarios más
Champú Pelo Blanco
queremos saber si sus productos es posible que no los envien ..
5 de 5 Estrellas!
Tarjetas:
¿Sabías que ...?¿Sabias que el chocolate es muy toxico para nuestras mascotas?Todas
ContactarAñadir a favoritosRecomienda esta paginaAyudanos a mejorar

Productos y servicios para todo tipo de mascotas
Copyright © 2004 Centro Veterinario Punta
Powered by osCommerce
Contactar al Webmaster
 Estadisticas
| Inicio | Perros | Gatos | Hurones | Peces | Aves | Reptiles | Tortugas | Pequeños mamíferos | P.I.P |