Control de la obesidad en perros y gatos   Fecha: 25/04/2005
Resumen:
Un programa seguro y efectivo de pérdida de peso debe incluir la valoración del paciente, la cooperación del cliente y un control nutricional adecuado para conseguir que el animal esté En Plena Forma.

Contenido:

CONTROL NUTRICIONAL DE LA OBESIDAD EN PERROS Y GATOS

Importancia Práctica

La obesidad en perros y gatos es uno de los problemas más frecuentes en la clínica de pequeños animales y representan la forma de malnutrición más común que deben afrontar los clínicos de pequeños animales en nuestros días. La causa predominante de la obesidad en perros y gatos es la sobrealimentación, con un desequilibrio entre la energía ingerida y la gastada, lo que hace que exista un superávit persistente de energía que se acumula en forma de grasa corporal. Un programa seguro y efectivo de pérdida de peso debe incluir la valoración del paciente, la cooperación del cliente y un control nutricional adecuado para conseguir que el animal esté En Plena Forma.

Una pérdida de peso segura y efectiva tiene por objetivos:

• Perder grasa
• Mantener o aumentar la masa de tejido magro (músculo)
• Mantener una salud total (del tracto digestivo, piel y pelo)

Incidencia de los problemas de peso

Los problemas de peso no son exclusivos de la especie humana (un 61% de los adultos norteamericanos tienen sobrepeso o están obesos), también afectan a un número elevado de perros y gatos. Varios estudios indican que el 19-40% de los gatos y el 24-45% de los perros tienen sobrepeso o están obesos.

Riesgos

La lista de enfermedades y condiciones asociadas con la obesidad incluye la hipertensión, diabetes mellitus, lipidosis hepática, distocia, problemas articulares y de locomoción, y dificultad respiratoria. La incidencia de todas estas enfermedades aumenta a medida que aumenta el exceso de peso.

 
Predisposición Racial

Algunas razas de perro (como los Cocker, Labrador, Collie, y Golden retriever) están más predispuestas a la obesidad, mientras que otras razas lo están menos (perros de muestra, Boxer, Pastor alemán).2 Esta situación no se da en gatos. 

Valoración de la obesidad

Para determinar si un animal tiene sobrepeso o está obeso debemos calcular su Peso Corporal Ideal (PCI). Para ello tendremos en cuenta la exploración física, las tablas de condición corporal (véase más adelante), la historia clínica del paciente, los estándares de raza o tipo, y la opinión del cliente y el veterinario. Todo animal obeso o con exceso de peso debe someterse a una evaluación exhaustiva entes de empezar un programa de pérdida de peso:

1. Evaluación de la alimentación para saber qué tipo de alimento recibe, qué cantidad, cuántas veces cada día, y quién se lo da.

2. Exploración física y análisis de sangre y orina para descartar enfermedades como la diabetes, hipotiroidismo, hiperadrenocorticismo, y enfermedades cardiacas.

A continuación debe valorarse el peso del paciente utilizando los Signos de Condición Corporal (SCC). Este método es subjetivo pero, con la práctica, se convierte en un sistema consistente de valoración. Para utilizarlo evaluamos táctil y visualmente las costillas, columna, pelvis, cintura y abdomen.

3. Hablar del problema de la obesidad con el cliente y poner de manifiesto los riesgos potenciales para la salud. Hacer que el cliente proponga formas de ayudar con la pérdida de peso y establecer una fecha de mutuo acuerdo para conseguir el objetivo de pérdida de peso.

 
Control de la obesidad – comportamiento

Sugerencias para un programa efectivo de control de peso

• Establecer unos objetivos. Establecer unas metas de pérdida de peso, tanto a corto como a largo plazo, con fechas concretas. Podemos marcar unas fechas intermedias para ir evaluando el progreso del animal.
• Determinar qué cantidad diaria de calorías permitirá alcanzar los SCC marcados como objetivo. Puede que introduzcamos cambios durante el proceso en función de la cantidad de ejercicio y/o las adaptaciones metabólicas que pudieran suceder.

• Hacer que el cliente tenga responsabilidades. El cliente se encargará de restringir la alimentación de forma apropiada. Pídale al cliente que lleve un registro diario de los alimentos que administra al animal. Todos los miembros de la familia que pueden dar comida o premios al animal deben involucrarse en el proceso: podemos tener problemas con los perros que comen lo que un bebé tira desde su silla alta.

• Realizar controles de peso con regularidad. El animal debe pesarse cada semana en casa y cada dos semanas en la clínica, lo que nos permitirá introducir los ajustes necesarios.

• Ejercicio. Debemos recomendar ejercicio de intensidad variable en función de la salud del cliente y del paciente.


Control de la obesidad – consideraciones nutricionales

• Densidad calórica. Podemos reducir la densidad calórica de una dieta sustituyendo la grasa por hidratos de carbono digestibles, con lo que mantenemos un alto nivel nutricional.

• ¿Qué cantidad administrar?. Las dietas para pérdida de peso tienen una densidad calórica reducida (MJ/kg, kcal/kg) al tener unos niveles reducidos de grasa. La cantidad de energía a administrar para perder peso se calcula sobre la base del Requerimiento Diario de Energía (RDE). Para empezar a perder peso, se aconseja administrar de un 60 a 80% del RDE a perros y un 60% del RDE a gatos.1 El objetivo consiste en perder un 1,5-2,5% del peso cada semana.

• Niveles normales de fibra moderadamente fermentable. Los niveles altos de fibra pueden reducir la digestibilidad, lo que dificultaría que el animal obtuviera nutrientes vitales como proteínas, vitaminas y minerales.

• Proteína de alta calidad. La proteína de origen animal nos asegura que el animal obtiene los aminoácidos esenciales y nos ayuda a mantener su masa muscular magra.

• L-carnitina. Favorece la obtención de energía de los ácidos grasos. Favorece la conservación de los tejidos magros (musculatura).

• Un mejor control glicémico. El control de la glucosa puede estar obstaculizado en perros y gatos obesos como consecuencia de la resistencia a la insulina3. La tolerancia a la glucosa suele mejorar con la pérdida de peso. El arroz ocasiona respuestas máximas de la insulina en perros y gatos. En consecuencia, el arroz está contraindicado en perros y gatos con un control pobre de la glucosa (como en la diabetes, obesidad o envejecimiento).

• Potenciación de la actividad de la insulina. Los estudios con perros han mostrado que la suplementación de cromo mejora el metabolismo de la glucosa al potenciar la actividad de la insulina. Un estudio reciente indica que, durante la pérdida de peso, la suplementación de cromo favorece el mantenimiento de la masa corporal magra a expensas de la grasa.4

• Efecto rebote de ganancia de peso.  Este efecto (recidiva) tras haber alcanzado el peso objetivo puede tener mayor prevalencia en aquellos animales a los que se permite seguir accediendo a una dieta calóricamente densa. La utilización de una dieta de mantenimiento baja en grasa (dieta Light) tras la pérdida de peso permite reducir este riesgo.

Estudios sobre la pérdida de peso en perros

Se llevó a cabo un estudio para valorar dos enfoques distintos de la pérdida de peso en perros. Se compararon dos dietas veterinarias comerciales para la pérdida de peso: una dieta tradicional con niveles elevados de fibra (Hill’s® Prescription Diet® w/d® [dieta A] con un 17% de fibra) y una dieta para el control de la glucosa que contiene un nivel moderadamente bajo de fibra (Eukanuba Veterinary Diets Glucose Control [dieta B] con un 3,7% de fibra).

El estudio observó la pérdida de peso en animales con sobrepeso (masa grasa >40%). La pérdida media de peso de ambos grupos no fue estadísticamente significativa en ningún momento del proceso de pérdida de peso. Sin embargo, los perros alimentados con la dieta Glucose Control perdieron un 50% más de grasa que los alimentados con niveles altos de fibra (fig. 1). Además, los perros alimentados con la dieta Glucose Control ganaron significativamente masa muscular magra durante el proceso de pérdida de peso y, al final del estudio, su masa muscular magra era significativamente mayor que la de los perros alimentados con niveles altos de fibra. De hecho, los perros alimentados con niveles altos de fibra perdieron masa muscular magra durante la pérdida de peso. Parece que al menos uno de los componentes de la dieta Glucose Control es de naturaleza anabólica. También se apreció un mejor metabolismo de la glucosa con esta dieta y una posible alteración en el tiempo de liberación y actividad de la insulina. Como la insulina es una hormona anabólica, el aumento de musculatura podría estar ocasionado por una acción más preferible de la insulina. 


Conclusión

Sin duda, el mejor método de control de la obesidad es su prevención. Sin embargo, cuando se nos presenta un animal con sobrepeso, debemos implementar un control que incluya una nutrición óptima para perder peso de forma saludable y efectiva. El programa de pérdida de peso será un éxito siempre que cooperemos estrechamente con el cliente, ofreciéndole una dieta efectiva para la pérdida de peso.


Referencias

1. Center SA. Obesity: How to make weight loss happen in the dog and cat. In: The role of nutrition in weight management. Presented at the North American Veterinarian Conference (Iams Symposium). 2003; 9-20

2. Edney ATB and Smith PM. Study of obesity in dogs visiting veterinary practices in the United Kingdom. Vet Rec 1986;118:391-396

3. Rand JS, Appleton D, Fleeman LM, Farrow H. The link between obesity and diabetes in cats and dogs. In: The role of nutrition in weight management. Presented at the North American Veterinarian Conference (Iams Symposium). 2003; 21-31

4. Sunvold GD. The Role of Novel Nutrients in Managing Obesity. In: Reinhart CA, Carey DP, eds. Recent Advances in Canine and Feline Nutrition: Volume III 2000 Iams Nutrition Symposium Proceedings. Wilmington, OH: Orange Frazer Press, 123-133

5. Bouchard GF, Tetrick MA, Davenport GM, Sunvold GD. Comparison of two different weight loss concepts in the dog. In: Reinhart CA, Carey DP, eds. Recent Advances in Canine and Feline Nutrition: Volume III 2000 Iams Nutrition Symposium Proceedings. Wilmington, OH: Orange Frazer Press, 293-299.

 ©The Iams Company, 2000. Todos los derechos reservados. Iams, Eukanuba,