Órdenes Básicas de Obediencia   Fecha: 03/06/2008
Resumen:
Existen varios sistemas para enseñar las órdenes básicas a un perro. El que mostramos a continuación coincide con el recomendado por la mayoría de etólogos veterinarios.

Contenido:

ÓRDENES BÁSICAS DE OBEDIENCIA


Existen varios sistemas para enseñar las órdenes básicas a un perro. El que mostramos a continuación coincide con el recomendado por la mayoría de etólogos veterinarios.

Los perros pueden y deben aprender unas normas básicas de obediencia.

Es recomendable hacerlo durante la etapa de cachorro pero pueden seguir aprendiendo durante toda su vida.

La utilización de premios en el adiestramiento del perro permite un aprendizaje más rápido y cómodo. Una vez el perro ha aprendido las órdenes correctamente, los premios en forma de comida deben ser eliminados progresivamente.


Siéntate

Coger un trocito de comida con una mano y sostenerlo encima del
perro. Esperar a que se siente y, en ese momento, pronunciar la
palabra “siéntate”. A continuación premiar al perro con una caricia
y el trocito de comida.


Ven

Llamar al perro por su nombre y añadir la orden “ven” en un tono
de voz enérgico. Extender los brazos y caminar hacia atrás,
alejándose poco a poco del perro. Si el perro acude, premiar su
conducta con una caricia y un trocito de comida.

Quieto

Este ejercicio debe practicarse una vez el perro ha aprendido bien
la orden “siéntate”.

Hacer que el perro se siente y colocarse delante suyo con la palma
de la mano extendida. En ese momento, pronunciar la palabra
quieto”. Premiar de inmediato al perro con una caricia y un
trocito de comida.

Repetir el proceso varias veces e incrementar, poco a poco, tanto
el tiempo que el perro debe mantenerse quieto como la distancia
a la persona.


Junto

Para controlar la conducta del perro durante el paseo es muy
importante el tipo de collar utilizado. Los collares recomendados
por la mayoría de especialistas internacionales son los de tipo
“halter”, también denominados dogales (Gentle Leader, Halti, etc).
Colocar el collar y empezar a caminar con el perro. Si se adelanta,
retrasa o separa de la persona, aplicar una corrección dando un
ligero tirón de correa. Si el perro obedece, premiar su conducta
con una caricia y un trozo de comida.

Universidad Autonoma de Barcelona.

Fuente: Fundación Affinity