Tortugas sobre Ruedas   Fecha: 02/09/2011
Resumen:
Las ruedas acopladas a sus caparazones son una solución a la falta de movilidad en tortugas que han sufrido daño medular o bien la amputación de alguna de sus extremidades.

Contenido:

Tortugas sobre Ruedas

Las ruedas acopladas a sus caparazones son una solución a la falta de movilidad en tortugas que han sufrido daño medular o bien la amputación de alguna de sus extremidades.

Las tortugas necesitan que todas sus extremidades estén fuertes para poder mover todo el peso del caparazón sin que roce en el suelo,   en situaciones de debilidad general, paraplejías, fracturas de extremidades, amputaciones… unas ruedas pueden ayudar a que puedan desplazarse mejor y en la rehabilitación del animal, muchas veces las ruedas pueden ser temporales y retirarse después de la recuperación o bien pueden necesitarlas para toda la vida.


Estas son algunas historias de tortugas sobre ruedas en todo el mundo:

Gamera

 

Es una tortuga de espolones africana (Geochelone sulcata), que fue llevada al hospital veterinario de la Universidad del Estado de Washington, (WSU)  Estados unidos, en julio de 2011, por una lesión de origen desconocido en la pata delantera izquierda bastante grave que termino con la amputación de dicha extremidad.

Los veterinarios pegaron la rueda al caparazón de la tortuga con un adhesivo epoxi, y el animal aprovechó el nuevo dispositivo de inmediato,


Tzvika

Es una tortuga de Negev  (Testudo werneri),  fue llevada al Hospital israelí Wild Animal en Ramat herida de gravedad después de ser atropellada por un cortacéspedes a principios del 2011.

En el hospital, Tzvika fue atendida y sus lesiones tratadas pero la fractura vertebral fue causando debilidad en sus extremidades traseras, con el paso del tiempo fue menguando considerablemente su capacidad para moverse y también tuvo problemas para comer al no poder desplazarse, pudieron ayudarla a con un par de ruedas, las ruedas la elevan para evitar que la concha roce con el suelo y le  permiten caminar.


Little Bit

Es una joven tortuga de caja oriental (Terrapene carolina) que fue atropellada por un coche en septiembre de 2000. Su caparazón se rompió y ella quedó parcialmente paralizada. Repararon su caparazón  mediante tiras de velcro y epoxi.  Después de algunas semanas Little bit se recupero casi por completo excepto en la movilidad de sus patas traseras.  El uso de ruedas fue la solución y gracias a ellas pudo llevar una vida casi normal.


Arava

Es una tortuga de espolones africana (Geochelone sulcata),  de 10años  y 21kilos de peso fue donada al zoo de Jerusalén con una parálisis de las extremidades posteriores y ahora  desde el 2008 puede moverse con facilidad gracias a una placa con ruedas que se sujeta con correas a su caparazón.


Tortuga brasileña

Es tortuga terrestre de patas rojas (Chelonoidis carbonaria) que se había hecho una herida con una valla eléctrica  en marzo del 2011,  la herida se había infectado, los veterinarios del Hospital Veterinario de Uberaba (Brasil) intentaron controlar la infección pero no tuvieron más remedio que amputar la extremidad para salvar su vida. La solución para su movilidad: unas ruedas ancladas al plastrón.

 

Winky

Es una tortuga mediterránea (Testudo hermanni) que debido a su falta de movilidad pasó serios problemas de salud al no poder alimentarse y fue cedida al Longleat Safari Park en Wiltshire, Inglaterra, donde le pusieron una rueda que soluciono sus problemas de movilidad aunque ahora se la han tenido que cambiar a una todoterreno por que Winky quiere explorar mas rincones de su reserva.